Gastronomía

La cocina Tunecina, rica y variada, además de su origen  bereber, ha sabido integrar las influencias árabes, otomanas (turcas) y europeas, especialmente italiana. Aunque existen diferencias entre las especialidades de cada región, en general se ha mantenido el sello característico de la cocina mediterránea (a base de aceite de oliva, verduras, carne, de cordero principalmente, y pescado)
En general, la comida tunecina es bastante condimentada, no obstante en los hoteles y restaurantes, los platos típicos están preparados a gusto de
los turistas.

En los restaurantes no hay problema a la hora de encontrar platos para todos los gustos y para los más pequeños.
Como postre, le aconsejamos unos pastelitos hechos, en su mayoría, a base de almendras y miel. A algunos, se les añade pistacho y agua de azahar.
La bebida nacional en Túnez es el té a la menta, que se le servirá en varios sitios como muestra de cortesía.

Se encuentran también unos buenos vinos de mesa productos en su mayoría de la región del Cabo Bueno. Los licores típicos son:  Thibarine, licor de dátiles y plantas aromáticas, y  Boukha (pronunciar buja), a base de higos.

Cuscús, el plato nacional.
Cuscús, el plato nacional.

En Hergla, a pesar de su reducido tamaño, encontramos varios restaurantes.

 

 

 

Restaurante Ezzitouna

A la entrada de Hergla, tras la rotonda, a mano izquierda. Un amplio espacio bien acomodado. Destaca por sus especialidades realizadas en horno de leña y un trato siempre amable.

Restaurante Splanade

Destaca por su emplazamiento privilegiado sobre el mar. Ideal para una sobremesa acompañada por un té y una chicha.