Matmata

Matmata no deja de sorprender a cada viajero que la visita, con sus paisajes lunares en un entorno árido, que parecen sacados de una película de ciencia ficción, y algo de cierto hay en esto, ya que el lugar fue escenario de filmación de Star Wars, donde se recreaba el desértico planeta Tatooine.


En Matmata, lugar sorprendente y de lo mas insólito, pareciera que no hay vida, ya que a simple vista no se ven las casas, pero una vez ahí, mirando hacia abajo, se pueden descubrir las casas subterráneas que fueron construidas por los bereberes de la zona hace mas de mil años, para escaparse del calor de la región y como protección ante cualquier ataque. Todas las casas-cuevas son prácticamente iguales, con un patio excavado a unos 6 m de profundidad y habitaciones en túneles abiertos en los lados. Las más amplias cuentan con dos o tres patios, y se puede acceder a ellas a través de una  escalera estrecha desde el patio hasta la superficie.